ORIGEN DEL PREMIO

Entre los hombres de buena voluntad, honra a sí mismo quien honra a otro, y sobre todo, si lo hace en vida. Honrar es agradecer; es decir al otro: gracias por la virtud, por el trabajo; gracias por una vida ejemplar.

Una comunidad que reconoce y premia a sus valores, es una comunidad que manifiesta madurez, organización y gratitud.
El reconocimiento es proporcional al mérito, cuando lo que se honra es una vida ejemplar dedicada al engrandecimiento de las ciencias, las artes y las humanidades.

De ahí que no haya resultado extraña la idea de un grupo de mujeres y hombres de arraigado abolengo mexicano- libanés, de crear una asociación con el principal propósito de rendir homenaje en vida a quien, además de pertenecer a la comunidad mexicano libanesa, haya observado una trayectoria de vida ejemplar en favor de la humanidad. Y con esto, presentar con orgullo, ante nuestra sociedad, a los miembros destacados en Ciencias, Artes y Humanidades, confirmando, a la vez, nuestra gratitud a este país, por el cobijo que dio a nuestros ancestros.

Así, gracias al apoyo decidido del señor Embajador de Líbano en México y del Consejo Directivo de Centro Libanés, tal propuesta se hizo realidad, constituyéndose en el año de 2008, la Asociación Premio Biblos, A.C., la cual, anualmente da a conocer al merecedor de la distinción llamada Premio Biblos al Mérito, en el Día Mundial del Emigrante que consiste en la recepción de un diploma y una medalla, y con ellas, el Reconocimiento y gratitud de la comunidad mexicano-libanesa.